Científicos alemanes utilizan procesos químicos que podrían aumentar en un 50% la eficiencia de las células solares