España pasa del liderazgo en generación renovable a representar el 0,03% de las instalaciones mundiales en un año