Un electrodo de grafeno, inspirado en un helecho, multiplica por 30 la capacidad actual de almacenamiento