Una modesta cooperativa de 80 pisos demuestra que otra forma de construir es posible